Su Vida

El punto de partida de su viaje es Santiago en 1953, y queremos usar la metáfora del viaje, porque su vida fue un constante desplazamiento, ya sea por Chile, por el mundo o por los libros.

Luego de moverse por diferentes partes de Chile, cuando tiene 15 años sus padres deciden trasladarse a México, según lo explica el propio Bolaño. El país azteca se presentaba como una especie de paraíso terrenal. En cierta medida lo fue. Cuando llegó se sintió como un mexicano más, es ahí donde decide ser escritor o más que eso, dedicarse a la literatura. Es ahí también, donde conoce a Mario Santiago, poeta con el que además fundaría el grupo “Los Infrarrealistas”.  Luego de un experiencia en México, viaja a Chile en 1973. Fue así como el golpe militar lo encuentra de regreso en su país al que había vuleto dispuesto a luchar por la Unidad Popular. Tras estar detenido durante ocho días, vuelve a México donde se dedica de lleno a escribir poesía y a establecer un diálogo literario con sus coterráneos.

En 1977, decide atravesar el Atlántico, así entonces a la edad de 24 años llega a Europa, primero a Francia, donde trabajaría como descargador de barcos y luego a España, país al que declara deberle toda su “educación sentimental”. Por esos años se mueve por áfrica, conoce Marruecos, Tánger, e incluso, por razones económicas piensa fijar su residencia en ese continente, sin embargo, vuelve a España, donde se radica. Primero en Barcelona, ahí en 1984 publica su primera novela, Consejos de un discípulo de Morrison a un fanático de Joyce, obra escrita a dos manos con el español Antonio García Porta. En ese año además publicó La senda de los elefantes, por la que recibió el premio Félix Urabayen.

En 1986 se radica en Blanes, pequeño pueblo costero, donde publica las obras que lo harían conocido como uno de los escritores más importantes en lengua española, entre ellas Los detectives salvajes, ganadora del premio Rómulo Gallegos y el premio Herralde, ambos en 1999. Cerca de ese (su) pueblo, en el hospital Vall D’Hebron de Barcelona el 14 de julio de 2003 lo encontraría la muerte. Es el punto final de su viaje.

De esta manera, el viaje para Bolaño resulta un tema trascendental, motivo que se refleja en su obra y en la búsqueda inexorable que estas encierran, imaginario que se asocia al género policial o novela negra, demostrándose que para él la relación entre biografía y literatura resultan inevitables, de ahí que afirmara “Yo escribo desde mi experiencia, tanto mi experiencia, digamos, personal, como mi experiencia libresca o cultural, que con el tiempo se han fundido en una sola cosa.” (Entrevista con Daniel Swinburn. El Mercurio, 2/3/2003).

Biografía hecha a partir de las entrevistas recogidas y seleccionadas por Andrés Braithwaite  en Bolaño por sí mismo. Entrevistas escogidas.
Ediciones Universidad Diego Portales,  Santiago 2006